Llevaba prácticamente 3 años sin correr carreras de ultrafondo, me había acomodado a correr carreras cortas y explosivas pero este año quería ver de nuevo lo que se siente al correr carreras tan largas. Como todo cambio requiere un proceso y mi primer error en esta Transilicitana fue ponerme un objetivo demasiado ambicioso. Mi idea era acercarme lo máximo posible a las 11h para ello tenia unos ritmos establecidos siempre controlados por el pulso. Y así con unas ganas increíbles de volver a correr este tipo de carreras me presentaba en la salida de esta 9ª edición de la Transilicitana de 104km con 1.400m de desnivel positivo en la localidad de Elche.

Corrí con las zapatillas Kiprun Long que me fueron a la perfección!

De salida veo que la gente sale muy rápida, yo lo tengo claro tengo que ir a mi pulso, en subidas sin pasar de las 160ppm y en llano entre 140-150ppm, La primera parte es una larga subida y en la cima paso en la posición 48 a ritmo de hacer 10:20, así que delante hay 47 corredores que en teoría van a hacer mejor tiempo… esta claro que la gente iría reventando! Llego al segundo control bastante bien pero aquí empieza la larga pista y los tramos de asfalto llano hasta los Arenales. Aproximadamente en el km. 22 empieza a dolerme la cadera pero sobre todo el brazo derecho que tengo que ir moviendolo porque noto como si se me durmiera (esta claro que las lesiones hay que tratarlas porque en este tipo de pruebas te aparecen con mayor fuerza). No llevo apenas 25km y ya veo que voy con las sensaciones a peor, intento seguir para ver si me voy encontrando mejor, sigo comiendo, bebiendo… haciendo todo lo planificado. Llego al paseo de los Arenales km.40 a ritmo de 5’40» y me pongo andar durante todo el paseo, los dolores son insoportables y ya no se que pensar. Como y me tomo un antiinflamatorio, al ratito veo que hace efecto y me pongo a correr de nuevo, voy mejor y aprovecho para ir haciendo kilómetros. Veo que el tiempo se me ha ido y el ritmo no es el que pensaba que llevaría. Hace muchísimo viento y poco a poco voy llegando al control 7 kilómetro 67 en 7h donde decido retirarme. Me quedan 37 kilómetros que se que en unas 5h lo podría haber hecho pero no me encontraba bien y no estaba disfrutando.

Luego viendo las clasificaciones veo que a ese ritmo podría haber hecho de los 20-25 primeros… creo que era un objetivo de ritmo demasiado ambicioso. Cada uno tiene que saber hasta donde puede llegar según sus circunstancias...
Este tipo de pruebas son muy exigentes, hay que estar muy mentalizado y muy acostumbrado al cuerpo a estas palizas, primera toma de contacto hecha ahora toca pensar en la siguiente!!!

Recorrido: pincha aquí

by Desafío Vicente – Running en Alicante.